Gracia Leocadio Barriguete, In memoriam

     No hay palabras suficientes para situaciones como esta; pero al final siempre acaba imponiéndose el ansia de la vida por vivir.

     Todos conocemos extraordinarios profesionales docentes; todos conocemos compañeros excepcionales; lo difícil, y poco común, es que compañerismo, profesionalidad y pura bondad se aúnen en la misma persona. Pues así es Gracia.

     Situaciones como esta nos colocan ante el espejo, nos colocan ante nuestra terrible fragilidad. Al final, de algún modo, se puede decir que somos tan solo la suma de nuestros recuerdos, un cúmulo de recuerdos.

     Como profesora de biología, estudiosa de la vida en sus múltiples manifestaciones, Gracia querría que, como polen nuevo que se esparce en primavera, fuéramos extendiendo los valores que ella nos enseñaba día a día con cada una de sus palabras y cada uno de sus actos.

     Mientras que en la comunidad educativa que formamos como centro en el IES Alfonso X el Sabio se cultive la profesionalidad, el compañerismo y las buenas acciones el recuerdo y la presencia de Gracia seguirá latente entre nosotros. Esa es la semilla que nos deja.

     Gracia, que la tierra te sea leve.

     Tu recuerdo permanecerá siempre entre nosotros.

 

Gracia Leocadio Barriguete,

In memoriam